Localización de software

Localización es el proceso de modificación de productos y servicios para tener en cuenta las diferencias de los distintos mercados.


En Lemoine International, podemos decir que ofrecemos unos servicios de localización de software completos y fiables. Vamos mucho más allá de una representación lingüística correcta. Nuestros especialistas en software garantizan que el software de nuestros clientes será completamente funcional, en todos los idiomas.


La localización implica la adaptación (localización) de todas las funciones y características de un producto o servicio que son necesarias para que un producto se venda o se utilice en otro mercado. Esto es especialmente cierto para las funciones empresariales y técnicas en el seno de organizaciones. Esta práctica abarca todas las disciplinas: ventas, marketing, fabricación, contabilidad, soporte técnico y recursos humanos. Mientras que hay una coincidencia entre traducción y localización, la localización se ocupa generalmente de componentes no textuales y significativos de productos o servicios, además de la traducción rigurosa. La localización se ocupa normalmente de los siguientes temas:

  • Temas lingüísticos: Casi todos los productos y servicios que se venden a particulares que no hablan el idioma en el que se han creado requieren una adaptación lingüística.
  • Temas físicos: Más allá de la traducción, la localización con frecuencia implica modificaciones físicas de los productos o servicios a fin de hacerlos aceptables en el mercado local. Estos cambios pueden representar un coste y tiempo considerable.
  • Temas culturales y empresariales: Los temas culturales y empresariales locales pueden afectar a todos los aspectos del diseño y de la localización de un producto. Se deben soportar las convenciones contables y las divisas locales, así como los formatos de los números de teléfono y de las direcciones locales e, incluso, el formato de los nombres debe ser adecuado al mercado de destino.
  • Temas técnicos: El soporte de idiomas locales puede requerir una atención y planificación especial en la fase de ingeniería. Por ejemplo, el soporte para idiomas del este asiático que precisan miles de caracteres requiere una atención y diseño especial. Otros idiomas, como el árabe y el hebreo, se escriben de derecha a izquierda, por lo que requieren la adaptación de las interfaces de usuario y el uso de texto especial: rutinas en el manejo del software. Otros temas incluyen el orden en el que se soporta el texto (p. ej. en Noruego, la letra a sigue a la z, mientras que un anglófono esperaría que la letra z aparezca detrás de la a), los formatos de fecha y los separadores usados con los números. También se debe facilitar la entrada de texto en el idioma local. Si no se tienen en cuenta estos temas técnicos cuando se empieza con las primeras etapas de desarrollo del proyecto, el coste y el tiempo necesario para localizar un producto se incrementarán sustancialmente.